Feliciano: Preocupación por cierre de PyMES y comercios

Un panorama desolador se vive, tanto para los pequeños comercios como para las pymes de nuestra localidad, producto de la crisis alentada por la pandemia.

La situación por la que está atravesando la economía local, que da cuenta que se ha incrementado notablemente la preocupación de algunos comerciantes de no poder sostener su local, y tomar la decisión de bajar las persianas sin tener una salida por el momento.

Tal es el caso de la empresa»Lopez Hotel» , cuyo propietario Arturo Lopez anunció el cierre del local, ya que se le hace imposible sostener la estructura, y que el día de hoy la situación sea insostenible, con incertidumbre día a día, el cual hizo que su proyecto sea inviable. Lamentablemente no solo no podrá prestar sus servicios, sino también quedaron varias familias sin trabajo.

Otro comercio, rubro carnicería, «Todo Cerdo»,también tiene pensado cerrar sus puertas, por fuertes motivos que involucran, según afirmó su propietario, persecución política, pero que también tiene que ver con toda la situación que se está viviendo, y asimismo quedarán varias personas sin trabajo.

Así como los antes mencionados, también llegaron a nuestro medio, otros comerciantes expresando su intranquilidad porque no saben si podrán afrontar los sueldos , y que se suma a esto lo incrementos en las tarifas de los servicios y la caída del consumo, todo ha conformado un combo explosivo en los últimos meses.

Son muchas las historias en todo el país de quienes sufren el desplome histórico dela economía, muchos locales que se cerraron o podrían hacerlo en breve, aquellos que acumulan deudas, no tiene ingresos ni posibilidades para acceder a créditos, aunque a esto último solo se puede pagarlo trabajando.

Hoy Argentina es un terreno minado de empresas que cierran , trabajos que se pierden, familias que se empobrecen. A la tragedia cotidiana y los contagios por la pandemia, que obligó a una cuarentena mal organizada, ,donde todos los días se suman números dramáticos de una curva que tampoco se aplana.

Los empresarios, gente que sí quiere laburar y aportar, espera de sus gobernantes ser escuchados y obtener una urgente ayuda. Y también están aquellos que piensan que sus derechos han sido vulnerados, queriendo demandar al estado por daños y perjuicios.