AGMER FELICIANO: LAS CLASES PRESENCIALES DEBEN COMENZAR CON UN PROTOCOLO APROBADO

En un comunicado enviado a este medio, Agmer Feliciano mantiene la postura de no avanzar con el regreso a la presencialidad propuesta, hasta no contar con un protocolo aprobado y seguridades sanitarias.

Comunicado:

En el día de hoy, AGMER Seccional Feliciano solicitó una reunión urgente con el Director Departamental de Escuelas Prof. Juan Domingo Martínez para interiorizarse y expresar su postura acerca de sus declaraciones en un medio local. En el mismo manifestó su decisión de regresar a la presencialidad en algunas escuelas rurales con el consenso del COES local y aval del CGE.
Puesta en debate la situación requerimos conocer expresamente el protocolo dispuesto, normativa y documento debidamente firmado por las autoridades educativas y sanitarias, provinciales y nacionales, tal cual este sindicato exigiera para la vuelta a la presencialidad de las clases. El Director Departamental manifestó la aprobación a la inquietud de las comunidades ante el cierre del ciclo, autorizando el regreso a clases.
En este punto manifestamos terminantemente que sin protocolo aprobado, no hay regreso presencial a las aulas.
Que AGMER ha presentado al CGE con fecha 15/10/2020 un protocolo elaborado por una Comisión destacada al respecto y se espera consideración.
Que reivindicamos la continuidad de la escuela en esta crisis sanitaria. Que reivindicamos el esfuerzo, compromiso docente y organizativo de los equipos escolares para mantener la escuela en funcionamiento.
Que denunciamos e hicimos visible las carencias y debilidades de nuestras instituciones escolares, en salud, conectividad e infraestructura, que la mayoría las escuelas no están en condiciones de garantizar el cumplimiento del protocolo de las medidas sanitarias por falta de elementos y cuestiones básicas, necesarias, como el agua.
Que tomamos cabal noción de lo que es UNA PANDEMIA. Que el Covid no selecciona a quien contagia y sólo depende del extremo cuidado individual y el más correcto cumplimiento de las medidas sanitarias establecidas por las autoridades sanitarias nacionales, provinciales y departamentales, que nos mantienen fuera de la letalidad del virus.
Que la AGMER defiende el diálogo, el consenso y el trabajo mancomunado en cuanto a políticas educativas y demanda revisión, modificación o anulación de aquellas que perjudican a la escuela. Que para ello permanentemente solicita dialogar con la Dirección Dptal, en función de sus representados.
Los docentes entrerrianos deseamos estar en nuestros lugares de trabajo y retomar el contacto directo con nuestros niños y niñas, jóvenes y adultos, con nuestros jardines y chicos de la integralidad. Nos necesitamos para sentirnos completos como Trabajadores de la Educación y acompañantes de la transformación y crecimiento de los y las estudiantes, interiorizarnos de la preocupación, responsabilidad y ansiedad de las familias, padres y tutores por la promoción y futuro escolar de sus hijos y sabemos que esta situación inédita mundial, ha hecho aflorar los mayores esfuerzos educativos individuales y colectivos para llegar a los chicos y chicas.
Estamos siendo golpeados por esta terrible PANDEMIA y debemos ser solidarios.
De esto salimos unidos, no por sectores y/o aislados porque estaremos dando un mal mensaje a quienes se destina la educación.
Nos solidarizamos con las familias, padres y/o tutores que con ansiedad y preocupación esperan la promoción de sus hijos en las terminalidades de los distintos niveles, y que por razones de conectividad sienten que puede peligrar a los que les decimos: “El Estado es el garante de la educación”.
Por lo tanto, como resultado de esta reunión, la intervención de la Comisión Directiva Central de AGMER ante el Consejo General de Educación y en un esfuerzo de compatibilizar nuestro más fuerte anhelo de regreso a las aulas, del encuentro con nuestros niños y niñas que mitigue el efecto de esta terrible pandemia, el Director Departamental ha expresando su reflexión ante la situación, decidiendo no avanzar con el regreso a la presencialidad propuesta, hasta no contar con un protocolo aprobado y seguridades sanitarias de nuestros gurises y compañeros docentes.
Como lo habíamos manifestado, debe mover al Estado, a las instituciones educativas y al AGMER el diálogo, el consenso y la resolución favorable de toda cuestión atinente a la educación pública que nos merecemos.

AGMER FELICIANO