Mientras el tren vuelve a Pinamar, en Salta se roban 100 metros de vías

Argentina supo ser el país que tuvo la red ferroviaria más extensa y mejor conformada de América Latina.

Hasta la década del 70’, se podía viajar a Mar del Plata en “cuatro horas y un ratito”, y a Mendoza en 12 horas, con el auto abordo, y parando en una decena de localidades.

Además, el 70% de la carga se trasladaba en ferrocarriles, de manera rápida, económica y segura, es decir, más eficiente.

En estos días dos noticias reflejaron el estado de abandono de lo que supo ser un factor de progreso de un país tan extenso como Argentina. Por un lado “se recuperó” el ferrocarril que une a Buenos Aires con Pinamar, y por el otro, se denunció el robo de 100 metros de vías de un tren de cargas en Salta.

Vamos a la noticia buena. El Gobernador Axel Kicillof reanudó los servicios del ferrocarril Roca que une Constitución con General Guido, y desde allí, hacer trasbordo, para subir al que llega Pinamar. Fueron poco más de cinco años que esa formación no corrió por las vías, y también llevó más de seis horas unir ese trayecto de 360 kilómetros.

En tanto, en el norte de Salta, en el distrito de Aguaray, este fin de semana, una decena de personas levantaron a pico y pala , unos 100 metros de rieles del Ferrocarril General Belgrano, para venderlo como chatarra.

La causa por el robo de las vías del tren quedó a disposición del fiscal Pablo Cabot y las actuaciones pasaron al comandante Paez de Gendarmería Nacional, ya que corresponde a la jurisdicción federal.

Es ramal C15 del Ferrocarril Belgrano que se encuentra inactivo  a la espera de fondos para la construcción de tres puentes que se llevó un alud, y así activar la obra para que pase el tren.

En esa misma localidad fueron robados 35 kilómetros de caños correspondientes a un tramo del gasoducto del NEA, la obra de infraestructura proyectada en 2003 para llevar gas importado desde Bolivia, a través de Salta, a cuatro provincias que aún dependen de garrafas y que nunca llegó a cumplirse en su totalidad. Los caños aparecieron después en un galpón en la localidad bonaerense de Quilmes.

El Consejo deliberante de la localidad salteña de Aguaray, removió de su cargo al hasta entonces intendente Jorge Prado, a su secretario de Hacienda, Fredy Céspedes, quienes junto a cuatro empresarios, son investigados por ese robo.

FUENTE: FABIAN QUINTÁ-ANP BUENOS AIRES